Archivo de la etiqueta: amistosos internacionales

Conclusiones del Túnez vs Perú


La selección jugó su primer amistoso previo al enfrentamiento ante Colombia por la tercera fecha de las eliminatorias y, aunque no se perdió, quedaron muchas dudas con respecto al funcionamiento del equipo. Aquí, mis conclusiones del Túnez 1 – Perú 1.

1. La posición de Pizarro. Al querer el técnico uruguayo alinear a Guerrero y Pizarro en el once, sucede lo siguiente: dada la preferencia de Markarián por jugar con un hombre por detrás del “9” , sacrifica al delantero del Werder Bremen para cumplir esa función.

Y a Claudio le costó mucho generar juego desde el mediocampo (no tiene la movilidad, pausa e inteligencia para jugar ahí), que fue el lugar de la cancha donde casi siempre tuvo que recibir el balón. Con esto, se pierde a un futbolista que cuando estuvo en el área participó siempre de las pocas jugadas de peligro que generó Perú.

¿Debe retrasar a Paolo? creo que sería más de lo mismo, ¿cambiar el sistema? es una opción, ¿decidir entre Pizarro y Guerrero? también.

Pizarro partiendo desde atrás en una jugada de ataque.

Pizarro recibiendo el balón de la defensa peruana.

2. Rendimientos bajos. El caso más notorio es el de Juan Vargas, que a pesar de las ganas que muestra en el campo sigue dejando la sensación de que no ha vuelto a ser aquel jugador que destacó en Italia con el Catania. Ya no desborda, ni tiene la velocidad y explosión de antes. Se dedicó a lanzar centros que en su totalidad fueron intrascendentes.

Otro que no destacó como en otros partidos fue Rinaldo Cruzado. Viene de una lesión y eso se notó, pues no fue el jugador dinámico, movedizo y participativo que la selección necesita. Ojalá se recupere.

Quizá el más criticado de todo el equipo será Yotún. El lateral, posición a la no está muy acostumbrado en Cristal, fue el punto más bajo de la defensa. Siempre fue desbordado y por un error suyo en salida llegó el gol de Túnez.

3. La reaparición de Ramírez y Zambrano. No fue un partido brillante para ambos, pero cumplieron. Zambrano fue el más seguro de la línea defensiva, aguantó bien al grandote Nouioui y muchas de sus anticipaciones sirvieron para que Perú recuperara el balón.

Por su parte, Ramírez se las arregló para jugar en un lugar no muy cómodo para él, la banda derecha. Justamente, destacó cuando se tiró un poco más al medio. Ahí, fue el jugador peruano con mayor capacidad asociativa, movilidad y recorrido. Por momentos combinó con Cruzado y el equipo encontró mas espacios en la defensa rival. Puede ser una alternativa para jugar detrás del “9”

4. Malas transiciones ofensivas y defensivas. Este fue uno de los problemas más notorios de la selección. Se hace mal una transición cuando en ciertas situaciones del partido un equipo tiene las líneas demasiado separadas. Y eso le pasó a Perú cuando los africanos recuperaban el balón tras una mala jugada en ataque de la blanquirroja. No regresaban los extremos y llegaban muy tarde los contención.

Lo mismo nos sucedió cuando tuvimos la posibilidad de contraatacar. Quedaban muy solos arriba Guerrero y Pizarro, que ante la adversidad numérica tuvieron que aguantar, retroceder el balón, o simplemente la perdían ante la marca de los defensas tunecinos, que, por cierto, estuvieron bastante acertados.

Ejemplo de mala transición defensiva. Los 4 defensas peruanos ante 4 atacantes de Túnez.

Anuncios

Perú firmó la Paz


Si bien el resultado no fue malo y el funcionamiento del equipo en la altura boliviana fue aceptable, me quedé con la sensación de que pudimos haber hecho un mejor partido. La dinámica del encuentro fue la que se presumía bit.ly/q2DgLq. Bolivia salió en busca de la victoria, alineó a jugadores de mayor corte ofensivo, caso Arce y Vaca, y tuvo consigo el balón la mayor parte del juego; mientras que Perú se preocupó más por cerrar espacios, estar seguro en la marca y buscar hacer daño cuando la situación así lo pidiera. Esta última consigna fue la que menos se cumplió- las otras dos se hicieron muy bien como en casi todo el proceso de Markarián- y es la que se pudo llevar mejor a cabo, sobre todo porque el equipo ya lo había demostrado en los encuentros en los que le tocó jugar de contra.

Es evidente que los jugadores no fueron los mismos de aquellos choques (Guerrero, Vargas, Chiroque, etc), pero a mi parecer el tema no pasó por ahí, sino más bien por una falta de predisposición para ir hacia adelante. Quizá fue orden del técnico no gastar demasiadas energías para ir al ataque y así mantener al equipo entero físicamente teniendo en cuenta el lugar donde se jugó (3500 m.s.n.m), sea esta la razón o no, lo cierto es que nos faltó generar situaciones de gol.

Cuando el equipo peruano tuvo la oportunidad de aprovechar los espacios que dejó el rival, se prefirió asegurar el pase hacia atrás o de forma horizontal, pero pocas de veces de modo vertical. Mariño y Lobatón, los dos jugadores llamados a buscar la velocidad de los tres jugadores de ataque, estuvieron más preocupados por cuidar el balón y asegurarlo con el compañero que se tenía más cercano; cosa que no está mal pero que en partidos en los cuales se va a tener mucho menos la pelota puede terminar siendo un aliciente para el local. Mas aun cuando el nivel de precisión en el pase no es el óptimo. Y eso fue lo que pasó, Perú sucumbió ante la presión de Bolivia en el medio campo y perdimos la posesión muy rápido, quitándonos así la posibilidad de generar algo en ataque. Tal vez hubiera sido mejor hacer lanzamientos directos hacia Advíncula, por ejemplo. El jugador de Sporting Cristal demostró que tiene un físico envidiable, pasó con mucha velocidad en varias ocasiones por la izquierda, con muchos espacios de por medio, y muy pocas veces se la dieron. Como dije al principio, en general se hizo un partido medianamente bueno, no se perdió, se defendió como se tenía que hacer, pero se firmó la paz en ataque.

Por último, no quiero terminar este análisis sin mencionar dos conclusiones importantes que me dejó el partido. La primera, que Retamozo realizó un buen encuentro (anticipó y recuperó el balón en varias jugadas) y puede llegar a ser un jugador útil para el técnico uruguayo en los partidos que nos toque jugar en altura. La segunda, que no tenemos el recambio necesario en algunas puestos, tales como el de lateral derecho. Para jugar de visita, Revoredo no tiene suplente pues Corzo demostró en este partido muchas falencias defensivas, y para jugar de local, Guisazola tampoco tiene demasiada competencia. Lo mismo sucede en la parte izquierda.

Así culminan estos dos últimos amistosos antes del inicio de la eliminatoria. Aun quedarán cosas por trabajar y por corregir, pero me queda la tranquilidad de que se ha trabajado de manera seria y rigurosa desde que llegó este cuerpo técnico. Solo nos queda apoyar para ser parte de este proceso cuyo final tiene que ser el que todos esperemos, estar en Brasil 2014.

¡Vamos Perú!