Archivo de la etiqueta: Sergio Markarian

Perú vs Paraguay, la previa


El camino hacia el destino mas esperado por todos los peruanos, desde hace casi 30 años, se inicia este viernes. Será contra Paraguay, de nuevo, pero en un contexto totalmente diferente al de la eliminatoria anterior, quizá, mas positivo.

Perú tiene ahora a un técnico que está a la altura de este tipo de exigencias, con un año de trabajo y un tercer lugar conseguido en la última Copa América. Además, convenció y motivó a un grupo de jugadores que poca gente  imaginó que llegarían a estar en las convocatorias importantes.

Paraguay, en cambio, será conducido por un entrenador que solo lleva dirigidos dos partidos con el equipo. Pero este grupo tiene una idea definida de juego, lograda, en 4 años de trabajo, por el Tata Martino. Aunque el “Chiqui” Arce ha dicho que le gustaría jugar más, o, evitar caer en los pelotazos largos.

El partido, las claves.

Los guaraníes demostraron en la Copa América que son un equipo duro, aunque llegaron a la final sin haber ganado un solo partido, hecho que puede ser analizado desde una óptica negativa y, a la vez, positiva.  Negativa porque demuestra que a este seleccionado le faltó fútbol como para generar situaciones y concretar. Positiva porque rectifica lo ya conocido de los jugadores de este país, su garra, su fuerza y su capacidad para defender bien.

    

Marecos y su sector: Aparentemente será el lateral izquierdo en el encuentro del viernes. Tiene más de 30 años y es el más flojo en defensa de los 4 que alinearán en el debut de las clasificatorias.  Además, delante suyo estará el volante Marcelo Estigarribia, jugador que milita en la Juventus italiana y que su principal característica ser muy ofensivo. De hecho, fue uno de los mejores de Paraguay en los últimos partidos dirigidos por el “Tata”.

Por lo tanto, será una buena oportunidad para que Farfán y su explosión, se lleven por delante a Marecos, podría ser uno de los caminos que tome la selección para conseguir el primer gol de la noche. Por otro lado, Revoredo, posible titular en el sector derecho de la defensa peruana, tendrá que estar atento a las subidas de Estigarribia y deberá ganar en el 1 contra 1.

Balbín, el ancla: La probalidad de que jueguen el centrocampista de la San Martín y Rinaldo Cruzado en el sector central de la cancha, genera algunas dudas. El volante del Chievo Verona ha mejorado notablemente su rendimiento, tanto en defensa como en ataque, pero sigue siendo un jugador que tiende a juntarse mucho con los atacantes, actualmente juega como “10” en Italia.

Esto puede generar que Balbín quede solo en mitad de campo en buena parte del encuentro. Si Perú pierde el balón en zona de generación, podría sufrir algunas arremetidas de Riveros, volante paraguayo con mucha dinámica y ahí tendrá que estar el ex-volante de Bolognesi para cortar juego y, seguramente, hacer faltas tácticas.

Pizarro y Guerrero, ¿doble “9”?: Una de las novedades en el equipo peruano será, evidentemente, la participación de sus cuatro mejores hombres que actúan en el extranjero. No hace falta mencionar quiénes son, pero sí que función cumplirán dentro del campo, principalmente, Paolo y Claudio. Será la primera vez que Markarián forme su en once titular a dos delanteros centros.

¿Cómo jugarán? Hace poco dijo el delantero del Hamburgo que el jugaría más retrasado y su compañero en ataque, más de “9”. Si esto llega a ser así, me parece una decisión acertada. Con dos jugadores en el área, Perú perdería elaboración en el medio, en cambio, con Guerrero partiendo de atrás, el equipo podría realizar triangulaciones ofensivas que serán muy importantes para derribar la muralla paraguaya.

Según los rumores de cómo jugaría cada equipo, estas son algunas de las situaciones que podrían darse en el partido, pero en el fútbol no hay lógica, cualquier cosa puede pasar. Esperemos que todo sea favorable para nuestra selección. Lo importante será ganar, si jugamos bien, mejor.

¡Arriba Perú!

 

Anuncios

Perú firmó la Paz


Si bien el resultado no fue malo y el funcionamiento del equipo en la altura boliviana fue aceptable, me quedé con la sensación de que pudimos haber hecho un mejor partido. La dinámica del encuentro fue la que se presumía bit.ly/q2DgLq. Bolivia salió en busca de la victoria, alineó a jugadores de mayor corte ofensivo, caso Arce y Vaca, y tuvo consigo el balón la mayor parte del juego; mientras que Perú se preocupó más por cerrar espacios, estar seguro en la marca y buscar hacer daño cuando la situación así lo pidiera. Esta última consigna fue la que menos se cumplió- las otras dos se hicieron muy bien como en casi todo el proceso de Markarián- y es la que se pudo llevar mejor a cabo, sobre todo porque el equipo ya lo había demostrado en los encuentros en los que le tocó jugar de contra.

Es evidente que los jugadores no fueron los mismos de aquellos choques (Guerrero, Vargas, Chiroque, etc), pero a mi parecer el tema no pasó por ahí, sino más bien por una falta de predisposición para ir hacia adelante. Quizá fue orden del técnico no gastar demasiadas energías para ir al ataque y así mantener al equipo entero físicamente teniendo en cuenta el lugar donde se jugó (3500 m.s.n.m), sea esta la razón o no, lo cierto es que nos faltó generar situaciones de gol.

Cuando el equipo peruano tuvo la oportunidad de aprovechar los espacios que dejó el rival, se prefirió asegurar el pase hacia atrás o de forma horizontal, pero pocas de veces de modo vertical. Mariño y Lobatón, los dos jugadores llamados a buscar la velocidad de los tres jugadores de ataque, estuvieron más preocupados por cuidar el balón y asegurarlo con el compañero que se tenía más cercano; cosa que no está mal pero que en partidos en los cuales se va a tener mucho menos la pelota puede terminar siendo un aliciente para el local. Mas aun cuando el nivel de precisión en el pase no es el óptimo. Y eso fue lo que pasó, Perú sucumbió ante la presión de Bolivia en el medio campo y perdimos la posesión muy rápido, quitándonos así la posibilidad de generar algo en ataque. Tal vez hubiera sido mejor hacer lanzamientos directos hacia Advíncula, por ejemplo. El jugador de Sporting Cristal demostró que tiene un físico envidiable, pasó con mucha velocidad en varias ocasiones por la izquierda, con muchos espacios de por medio, y muy pocas veces se la dieron. Como dije al principio, en general se hizo un partido medianamente bueno, no se perdió, se defendió como se tenía que hacer, pero se firmó la paz en ataque.

Por último, no quiero terminar este análisis sin mencionar dos conclusiones importantes que me dejó el partido. La primera, que Retamozo realizó un buen encuentro (anticipó y recuperó el balón en varias jugadas) y puede llegar a ser un jugador útil para el técnico uruguayo en los partidos que nos toque jugar en altura. La segunda, que no tenemos el recambio necesario en algunas puestos, tales como el de lateral derecho. Para jugar de visita, Revoredo no tiene suplente pues Corzo demostró en este partido muchas falencias defensivas, y para jugar de local, Guisazola tampoco tiene demasiada competencia. Lo mismo sucede en la parte izquierda.

Así culminan estos dos últimos amistosos antes del inicio de la eliminatoria. Aun quedarán cosas por trabajar y por corregir, pero me queda la tranquilidad de que se ha trabajado de manera seria y rigurosa desde que llegó este cuerpo técnico. Solo nos queda apoyar para ser parte de este proceso cuyo final tiene que ser el que todos esperemos, estar en Brasil 2014.

¡Vamos Perú!


La localía: tarea pendiente


Después de una Copa América más que buena para el equipo peruano, quedaban algunas dudas sobre que iba a pasar cuando llegue el momento de tener la necesidad de salir a buscar y ganar los partidos. En el torneo disputado en Argentina, Perú jugó contra rivales que por juego lo obligaban a optar por una táctica defensiva, por esperar al rival en el propio campo y saber aprovechar los errores que estos cometían. Quizá, el único partido en que la selección de Markarián tuvo la obligación de tomar la iniciativa en ataque, porque si no lo hacía no pasábamos a la siguiente ronda, fue contra México y algunos de los problemas que surgieron ese día por elegir esa actitud en la cancha, se vieron ayer en el partido contra Bolivia.

El conjunto dirigido por Gustavo Quinteros planteó un partido parecido a los que hizo Perú en el último torneo internacional que disputó. Los bolivianos ocuparon bien los espacios en la cancha, estuvieron firmes en la marca sobre los jugadores más peligrosos de nuestra selección (Farfán y Pizarro) y anotaron en las dos únicas chanches que tuvieron. Este escenario, que seguramente será el mismo en muchos de los partidos que juguemos de local en las eliminatorias, es el más incómodo para la blanquirroja y en el que más debe trabajar el cuerpo técnico.

En este partido, se mejoró mucho en la intensidad y velocidad para ir hacia adelante en busca de goles. Esto gracias a que el “Mago” no dudó en alinear a Yotún y Guisazola, laterales que destacan más por su velocidad y técnica, que por su seguridad en la marca. Pero esta interesante intensidad en el juego debe ir acompañada de precisión en los pases y profundidad en las llegadas al arco rival, y me parece que este es el aspecto a mejorar. El equipo peruano solo fue preciso por momentos y generó algunas triangulaciones, sobre todo por derecha, que desarreglaron la defensa boliviana. Luego, tuvimos el balón en la mayor parte del encuentro, pero no se generaron muchas situaciones claras de gol. Dicha deficiencia se debe, en parte, al poco tiempo que tiene el técnico para trabajar y sobre todo, porque nunca puede juntar los jugadores que él considera titulares, esta vez faltaron Vargas  y Guerrero arriba. La otra razón tiene que ver con el rendimiento individual de algunos jugadores. Ayer Balbín estuvo muy impreciso en los pases, al igual que Lobatón, que mejoró en los últimos minutos del primer tiempo cuando se juntó con Farfán. El único que estuvo acertado y que realizó buenos lanzamientos, lástima que quién los recibió, Aguirre, no estuvo tan fino, fue Rinaldo Cruzado.

Así mismo, es evidente que tampoco fue el mejor partido de la defensa y que los errores que se cometieron son inaceptables para un partido que tranquilamente pudo haber sido de eliminatorias. Sin embargo, creo que es un aspecto del juego que ya está bastante trabajado.

Por otra parte, en el partido en la Paz tendríamos que seguir demostrando que de visita vamos a ser un equipo difícil, que defiende bien y que tiene recursos para generar peligro cuando la oportunidad se presente. Será también la chance para que muchos de los jugadores que rinden bien en altura, sean requeridos por el técnico para las eliminatorias. Va a ser interesante ver a jugadores talentosos como Paolo Hurtado, Iven Ávila y Juan Carlos Mariño.


Guerreros de bronce


El nombre de Perú se escribe con P de Paolo y nuestros goles con G de Guerrero. El delantero peruano dio una exhibición propia de un jugador del más alto nivel competitivo- dejó en ridículo a Vizacarrondo, uno de los mejores centrales de la Copa-  que hizo gritar y festejar a un país entero como nunca antes lo había hecho, al menos para los que tenemos menos de 30 años. Pero el “hattrick” del futbolista del Hamburgo alemán y el tercer lugar obtenido, no hubiera sido posible sin la actitud, el esfuerzo y la garra que pusieron 21 peruanos, Butrón fue el único que no jugó, dentro de la canchas argentinas durante este mes.

Fue un triunfo merecido que cierra de forma exitosa este primer año de Sergio Markarián. El uruguayo, no solo fue un maestro a la hora de hacer los cambios y los planteamientos de juego para nuestra selección, sino también en las conferencias de prensa- pocas veces que un entrenador se vaya aplaudido luego de responder las preguntas de los periodistas- y en todas las entrevistas que dió para los medios. Contamos con un técnico serio, que trabaja y que ayer festejó el tercer gol de Guerrero como si fuera un peruano más.

Algunas conclusiones

  1. Tenemos equipo para llegar a Brazil 2014. Markarián tenía la idea de consolidar a algunos jugadores que venían demostrando un buen nivel en el medio local, y que aún no tenían la oportunidad de hacerlo a nivel de selección. Así, se sumaron a los ya titulares fijos, Guerrero, Vargas, Pizarro, Farfán, Rodríguez, etc, jugadores como Revoredo, Cruzado, Balbín o Chiroque. Además, este grupo ha demostardo que está preparado para jugar con distintos esquemas de juego. Se pararon bien cuando jugaron 4-3-3 (primer partido contra Uruguay), logró ser más ofensivo cuando jugó 3-4-3 (contra Venezuela) y para ganar la mitad de la cancha la blanquirroja se paró 3-5-2 (contra México).
  2. Defendemos bien. El seleccionado peruano ha recuperado el orden y el equilibrio defensivo. Es un equipo corto que busca en todo momento cortar los circuitos ofensivos del rival. En esta Copa América ningún equipo nos arrolló, no nos generaron demasiadas situaciones de gol y Fernández nunca fue la figura excluyente del equipo. Además, mejoramos notablemente a la hora de defender en la pelota parada- el único equipo que nos complicó fue Uruguay, pero sus goles no llegaron por esa vía-.
  3. Tenemos al goleador de la Copa América. ¿Se puede decir algo más? Disfruten sus goles de nuevo.

La Copa nos delvuelve el respeto de América


El sueño se terminó. Una pelota que iba afuera fue mal calculada por nuestro arquero y el fatídico gol llegó. De ahí en adelante todos volvimos a pisar tierra. Perú perdió contra Uruguay, pero más allá de la tristeza que nos genera esta derrota, podemos quedarnos tranquilos y contentos por el progreso que la selección ha mostrado . Llegamos a este torneo siendo los últimos de Sudámerica y vamos a terminarla con la posibilidad de quedar entre los tres primeros. No solo eso, hemos recuperado el respeto de los rivales- hoy día Uruguay salió con otra idea de juego luego de ver lo que hizo Perú en la fase de grupos-, se ha logrado consolidar a un grupo de jugadores que en un principio no lo estaban- hablamos de Revoredo, Balbín, Lobatón, Advíncula, Cruzado, Chiroque y Yotún-, y lo más importante, volvimos a competir y contra equipos con mucho más recursos individuales y colectivos que nosotros. Seamos conscientes de que este proceso, el liderado por Sergio Markarián, recién empieza. El objetivo es claro: Brasil 2014

El partido

Con la premisa de anular a Vargas y a Guerrero, para evitar cualquier sopresa, Uruguay controló el partido. Los charrúas recuperaron rápido el balón y con jugadas a balón parado complicaron la defensa peruana, aunque las llegadas no fueron tan claras. El partido pintaba para la prórroga y quizá para los penales, pero de un remate de Forlán, mal rechazado por Fernández, llegó el gol del que talvez sea elegido el mejor jugador del torneo, Luis Suárez. El segundo gol llegó en cuestión de minutos, la defensa peruana se encontraba mal parada y un muy buen pase de Pereira dejó solo al delantero del Liverpool. Gol.

La entrega, con 10 en el campo

El enojo y la impotencia de Juan Manuel Vargas nos dejó con 10 en el campo. Y es aquí cuando quiero destacar la entrega de estos jugadores, sobre todo la de Guerrero y Balbín. El primero luchó hasta más no poder contra 3 uruguayos en la mayoría de ocasiones y volvió a demostrar que es líder del equipo dentro de la cancha. No dió ni una sola pelota por perdida y cuando la tuvo siempre intentó ir hacia adelante. Mientras que el jugador de la San Martín, corrió hasta el último minuto aún cuando se estaba a punto de lesionar. Solo dos ejemplos de lo que mostró el equipo en esos últimos minutos- actitud que hace tiempo no se veía en un seleccionado peruano-, en los cuales pudimos haber conseguido el gol del descuento, o si quieren, del honor.

Aún nos queda un partido y más allá del resultado que se consiga, puedo terminar diciendo que esta copa nos ha devuelto el respeto de toda América. Salud por eso y gracias Perú.


Perú – Uruguay, la previa


Acabo de vivir un fin de semana único. Es la primera vez que veo a mi selección llegar a una instancia tan importante en un torneo, el más antiguo del mundo, que marca el inicio de una nueva etapa para Perú. La etapa que lidera de forma impecable Sergio Markarián, técnico que no necesitó más que de 4 partidos para devolverle la ilusión a todo un país  futbolero. El “mago” ya se ganó un lugar privilegiado en el corazón de los peruanos, y el grupo de jugadores que ha formado, también. Y es que ahora vemos un equipo que deja todo en la cancha y mañana tendrá la oportunidad de llegar a la final de la Copa América para seguir haciéndonos felices.

¿Podemos ganarle a Uruguay?

Y si estamos en semifinales, podemos ganarle a cualquiera. El equipo peruano ya tiene un estilo definido. Es ordenado tácticamente en defensa y en ataque hace daño, primero, con el mejor delantero de este certamen, Paolo Guerrero, y luego con la categoría de Juan Vargas. Contra Colombia ya fueron capaces de demostrar lo que pueden hacer contra defensas como Perea y Yepes, ahora rendirán otra batalla versus Lugano y Coates, que de ganarla podría deparar en otro “bombazo” del “Loco”. ¿Ya se imaginan al equipo en la final? Yo sí.

Pero los partidos hay que jugarlos y una de las claves para ganarlo o quizá, dios no quiera, perderlo, será la pelota parada. Aunque por mucho tiempo fue una de nuestras grandes debilidades, las jugadas de tiro libre es una de las armas de Perú y también de Uruguay. Será un partido cerrado, en una cancha en no muy buen estado y probablemente con lluvia de por medio. Es por esto que un buen centro y un certero cabezazo puede definir el partido. El cuerpo técnico de Don Sergio ha trabajado bien este aspecto y podríamos dar el batacazo.

Otro factor importante será el físico. Los dos conjuntos vienen de jugar prórrogas pero quizá el descanso que tuvieron los titulares peruanos en el partido contra México les da un poco de ventaja. Además, los charrúas sufrirán la baja del “Ruso” Pérez, uno de los futbolistas más combativos del seleccionado de Tabárez, y tampoco contarán con Cavani y Victorino por lesión. Mientras que Perú recupera a Santiago Acasiete y GianCarlo Carmona. En teoría, llegamos mejor físicamente, con todos nuestros jugadores y con la moral al tope. Veremos que pasa mañana en la cancha. No sé ustedes pero yo veo a Perú en la final. De nuevo, espero no equivocarme.

!Vamos Perú!


Perú – Colombia, la previa


Después de una fase de grupos en la que los favoritos llegaron al último partido sin estar clasificados y en la que el resultado por excelencia fue el empate, llegan los cuartos de final con encuentros más que interesantes que refuerzan la idea de que será muy difícil anticipar quienes serán los cuatro finalistas. Brasil y Argentina, las dos potencias futboleras de esta parte del mundo, recién se destaparon en el último partido de esta primera fase, y como consecuencia de ello tendrán que superar dos duros escollos, Paraguay y Uruguay respectivamente, para lograr su pase a las semifinales del torneo. Mientras que Perú y Venezuela intentarán dar la sopresa ante las dos selecciones que mejor fútbol, aunque con estilos distintos, han desarrollado en la competencia.

Perú – Colombia

El conjunto del “Bolillo” Gómez fue el equipo más compacto en lo que vamos de competencia. Su defensa fue de los más destacada del torneo. No recibió goles y tampoco le generaron muchas situaciones de peligro gracias al buen funcionamiento que ha tenido la pareja de centrales, Perea y Yepes, y al trabajo silencioso del volante tapón Carlos Sánchez. En ataque no fue lo más creativo posible, pero sí muy eficaz. Su principal arma para abrir las defensas rivales fue el pase gol de uno de los mejores jugadores del torneo, Freddy Guarín, sumado a la contundencia del brillante delantero del Porto, Falcao García.

Perú seguirá en lo suyo. Mantendrá el orden defensivo e intentará hacer daño con Paolo y Vargas. Quizás la clave para el conjunto de Sergio Markarián podría estar en aprovechar los espacios que pueden dejar dos laterales con mucha tendencia al ataque como Armero y Zuñiga. La potencia de Juan Manuel y la velocidad de Chiroque, que se especula podría ser titular, serían letales en caso estos “huecos” se generen. Por lo demás no habría porque preocuparse mucho, Acasiete y Rodríguez han demostrado ser una pareja seria y sólida, mientras que Cruzado y Guevara tendrán que estar finos para poner los pases gol. Y por si fuera poco, tenemos a Markarián, técnico que ha sido elegido por la prestigiosa cadena ESPN como el mejor entrenador de lo que va del torneo.

Para finalizar, Perú llega con sus mejores jugadores descansados. En cambio, en Colombia, los titulares han jugado los tres partidos de la fase de grupos y este partido contra la blanquirroja podría pasarles factura. Talvez una razón más para pensar que no estamos tan lejos de las semifinales. Cualquier cosa puede pasar. ¡Arriba Perú!